MAL ALIENTO

Tips básicos para evitar y combatir el mal aliento

COMPARTIR

Tips básicos para evitar y combatir el mal aliento

Una de las situaciones más incomodas que presentamos a la hora de interactuar con los demás en nuestra cotidianidad es tener o percibir mal aliento. Algo que pasa más seguido de lo que pensamos y en realidad se puede controlar y prevenir de una manera sencilla, solo hay que ser cuidadosos.

Aunque muchas veces la pregunta gira entorno a cómo quitar el mal aliento, creemos importante que primero conozcas las formas de prevenirlo y, en caso de sufrir de esta molestia, cómo poder mejorarlo. Ten en cuenta que el mal olor de boca en ciertas ocasiones, también puede darse por algún tipo de condición médica, así que es importante que si después de tomar todas las precauciones y explorar las opciones para mejorar la halitosis no notas aún mejoría, lo más recomendable es visitar a tu médico.

Higiene, lo básico

Sí, así tal cual, la higiene es un punto de prevención básico en contra del mal aliento, cuando limpias de manera consciente y cuidadosa tu boca, dientes, lengua, etc., ya estás un punto adelante del mal olor. Son pasos que toda nuestra vida hemos seguido y escuchado pero por supuesto aquí te recordamos como hacerlo adecuadamente:

  1. Hilo dental: Antes de cepillarte los dientes, es importante que, sin falta, hagas uso de hilo dental, y así retirar los residuos de comida que están alojados entre tus dientes y que posiblemente el cepillo no podrá remover. Algunas recomendaciones de hilos dentales que tenemos para ti están aquí.

  2. Cepilla muy bien tus dientes: Después de cada comida, cepilla tus dientes. También es recomendable que lo hagas al despertar y antes de dormir, nada mejor que empezar el día e irse a descansar con la boca limpia y fresca. Cepilla los dientes primero y después pon especial atención en cepillar tu lengua, especialmente en la parte de atrás, pues allí es donde suelen acumularse más residuos. A propósito de cepillar los dientes, usar un buen cepillo es fundamental, anímate a probar los cepillos eléctricos de Oral-B.

  3. Termina con enjuague bucal: Completa tu rutina de higiene con un enjuague bucal, dejará tu boca completamente limpia y tu aliento fresco.

Alimentación ¿qué hay que tener en cuenta?

Lo que comes influye mucho en tu aliento, pues puede afectarlo de manera negativa temporal o permanentemente. Hay alimentos que generan mal aliento al contener ingredientes fuertes, pero una vez el organismo los procesa, este olor es expulsado a través de nuestra respiración y el aliento vuelve al estado natural. Sin embargo, vale resaltar que el consumo excesivo de ciertos alimentos puede generar que tu aliento huela un poco mal aun cuando no los estás comiendo; los ejemplos más comunes para este caso son: el ajo, la cebolla, los productos lácteos y el atún, entre otros. Claro, esto no quiere decir que no puedas volver a comer nada de esto, lo importante es que no lo hagas en exceso y que siempre que lo hagas, tengas una higiene completa y cuidadosa en tu boca.

Tip: Si por alguna razón no puedes cepillarte los dientes después de alguna de tus comidas del día, puedes enjuagarte la boca solo con agua y, al menos así, vas eliminando algunos residuos de comida que puedan ir quedando en tus dientes y lengua.

Tus hábitos, un punto importante

Las actividades que realizas juegan un papel clave en el tema relacionado con el buen o mal aliento, las personas que fuman o ingieren bebidas alcohólicas tienden a desarrollar mal olor en su boca. En el caso de los fumadores, la nicotina se adhiere a los dientes, así que si consumes tabaco continuamente, es muy probable que tu aliento empiece a oler a cigarrillo todo el tiempo, incluso cuando no estás fumando. Para las personas que beben alcohol muy seguido, su esófago se ve afectado y aumenta la cantidad de ácido gástrico del estómago, lo que, definitivamente, no ayuda mucho al buen estado de tu aliento. Igualmente, al ser un diurético, genera deshidratación y ausencia de saliva y, como bien sabemos, esta es parte fundamental en el proceso de eliminar gérmenes de tu boca. Conozca también cómo el estrés y el mal aliento están relacionados.

Un dato extra

Como lo dijimos anteriormente, la saliva es un factor muy importante para evitar el mal aliento puesto que elimina gérmenes en tu boca, previniendo infecciones y mal olor en ella, por eso, es una buena idea que consumas productos que estimulen la producción de la misma. Te recomendamos frutas cítricas como la naranja, toronja, mandarina y el limón; así mismo los jugos ácidos y, como ayuda extra, comer despacio y masticar bien, ¡es sencillo!

Bueno y aquí están las recomendaciones más básicas y útiles para poner en práctica y así evitar el mal aliento. Recuerda que si en caso de tomar todas las precauciones sigues presentando esta molestia, lo mejor es que acudas a tu médico de cabecera. Por lo pronto, una buena higiene y cuidado en la alimentación serán suficiente para mantener un aliento fresco y agradable.