CARIES Y DETERIORO DENTAL

¿Qué causa la caries en los dientes?

COMPARTIR

Es necesario identificar los factores de riesgo asociados con la caries

 

La caries es una enfermedad común en los dientes, sin embargo, las etapas iniciales del deterioro dental pueden prevenirse con el cepillado y uso del hilo dental con regularidad.

Eso no es todo, hay ciertos factores que aumentan el riesgo de deterioro. La mala higiene bucal para eliminar la placa es un factor principal de riesgo, pero también se deben tomar en cuenta estos siguientes factores:

  • Bebidas y alimentos específicos: aquellos que se pegan en los dientes aumentan el riesgo de formación de caries. Todos los alimentos a base de azúcar y almidón, como leche, miel, pasas, caramelos, cereales y pan contribuyen en gran medida a producir la placa dental.

  • Consumo frecuente de golosinas: existen algunas recomendaciones que consisten en el consumo de pequeñas porciones de comida cada día para perder peso o mantener el peso perdido, sin embargo, es preferible recordar que, al consumir golosinas con frecuencia, sin importar el tipo de alimento, el ácido en la comida se mantiene por más tiempo y daña los dientes. Otro aspecto a considerar es: cepillarse los dientes después de cada comida; esto no sólo elimina la placa, sino también ayuda a seguir la dieta porque una mayor sensación de limpieza en la boca y reduce la propensión al consumo de golosinas.

  • Consumo de agua mineral en vez de agua potable: muchas personas manifiestan su preocupación por la calidad del agua potable en su área, pero los sistemas de distribución contienen flúor, que contribuye a la salud bucal al ayudar a proteger el esmalte de la acumulación de placa. Se recomienda revisar las etiquetas del agua mineral (algunas ya incluyen flúor). Si se tienen niños, se debe consultar con el odontólogo acerca de la cantidad de flúor requerida para ayudar a prevenir la placa y contribuir con la salud bucal.

  • Encías retraídas: si las encías se retraen, las placas pueden aparecer cerca de la raíz, zona que no está protegida por el esmalte y está propensa al deterioro.